Pasar al contenido principal

Nuestros lugares favoritos en Tempelhof-Schöneberg

Aquí cada paso le revelará parte de la historia de Berlín: en el parque Tempelhofer Feld, donde sobrevolaron los Raisin Bombers del puente aéreo, o en Marienfelde, el gran campo de acogida de emergencia de la posguerra. Y en la plaza Nollendorfplatz y Winterfeldplatz se puede pasear por una viva tradición centenaria en la que el arco iris es el protagonista absoluto.

Lo que debe saber sobre Tempelhof-Schöneberg

En el Tempelhofer Feld, el antiguo aeropuerto donde antes aterrizaban los bombarderos de caramelo (Rosinenbomber), John F. Kennedy o los Beatles, se desahogan hoy los berlineses: patinan, hacen kiting y andan en bicicleta sobre las antiguas pistas de aterrizaje, vuelan cometas, juegan minigolf y al jugger. Aprovechan las áreas verdes en medio de la ciudad para relajados picnics y parrilladas – sobre una parrilla de dos hectáreas y media. ¡Participe también!

Por otro lado, puede también disfrutar de una naturaleza virgen e imponentes vestigios de la era de las locomotoras de vapor en el parque natural Schöneberger Südgelände. Del desierto ferroviario surgió un oasis natural variado y rico en especies. Pasee por un bosque de tipo jungla y la impresionante flora y fauna. El corredor verde continúa en el sur de Tempelhof, donde se enfila un parque tras otro – allí le garantizamos que encontrará pequeños oasis y nichos para caminar, leer y jugar.

Todos los distritos de un vistazo

Going Local App

Going Local Berlin

12 barrios, 700 consejos, 1 aplicación

  • Más de 700 consejos
  • Recomendaciones y visitas en los alrededores 
  • Gratuita y de uso offline
Jetzt im AppStore laden: Die Kiezapp für Berlin - Going Local Berlin Jetzt im Google Play Store: Die Kiezapp für Berlin - Going Local Berlin

 

Descargar app gratuita

Historia en Tempelhof-Schöneberg

Tempelhof-Schöneberg ha vivido mucho. Y por eso, el distrito tiene mucha historia y muchas historias que contar: en el sur con el Monumento Campamento de Tránsito  Marienfelde, la urbanización Monopol o las antiguas fábricas Askania.

Hacia el oeste durante un paseo por los Sitios de Conmemoración en el antiguo barrio judío alrededor del Bayerische Platz. Y en el Ayuntamiento de Schöneberg, el  Schwerbelastungskörper (“cuerpo de carga pesada“), el Antiguo cementerio de St. Matthäus. La lista es larga y de gran interés.

Nuestras recomendaciones para Tempelhof-Schöneberg

Desde el Festival de la Ciudad Lésbico-Gay hasta las grandes exposiciones de arte en el aeropuerto de Tempelhof: Tempelhof-Schöneberg es sinónimo de eventos en cada esquina. Y prácticamente en cada esquina vivía un famoso: Marlene Dietrich, Kurt Tucholsky, Günther Grass, David Bowie…..

De los audaces años 1920 al centro LGBTI de Berlín

Ya en los Felices años 1920, los habitantes de Schöneberg se divertían en bares, restaurantes y en el más famoso de los teatros de variedades de su época, el Scala. Hoy todavía, el Winterfeldplatz sigue siendo un barrio colorido y apreciado, así como el alma de la escena gay y lesbiana de Berlín. Los colores del arcoíris ondean en los balcones, como pegatinas señalan en los cristales de los cafés, bares, clubes nocturnos, peluquerías o librerías: ¡Gays y lesbianas, bienvenidos!

Celebridades en el distrito

Incluso para celebridades que se sienten aquí en casa, existen historias excitantes y divertidas que contar. En Schöneberg, el noble y moderno barrio de Berlín oeste que prefieren los artistas, vivían antes celebridades del mundo de la literatura, del arte y de la política: Marlene Dietrich, el cabaretista Werner Finck, el fundador de los Comedian Harmonists Harry Frommermann, el crítico Friedrich Luft, Kurt Tucholsky, Erich Kästner, David Bowie y Günter Grass.

El pintor Hans Baluschek también obtuvo un piso de honor en el Atelierturm (la torre taller) del poblado de Ceciliengärten en Friedenau. Aunque solía sacar de quicio al Imperador Guillermo II con sus obras sociocríticas, por lo cual recibió del mismo monarca el apodo “artista de cuneta”. Dicho eso, el gusto artístico público no le prestaba atención a la crítica imperial y le tributaba reconocimiento a Baluschek, ya sólo por sus ilustraciones sobre el “viaje a la luna de Peterchen”.

Esto también podría interesarle

¿Ha descubierto ya muchas cosas y todavía le queda un poco de tiempo? Visite otros lugares de interés y actividades en Berlín-Mitte.