Pasar al contenido principal
Tempelhofer Feld Berlin: Urban Gardening
Auf dem Tempelhofer Feld © visitBerlin, Foto: Dagmar Schwelle

A lo verde

Parques en el distrito berlinés de Tempelhof-Schöneberg.

Claro, Berlín tiene muchas zonas verdes – el Zoológico, el recinto sur de Schöneberg o incluso el campo de Tempelhof con su amplitud y generosidad. Pero son justamente los parques y jardines más pequeños que hacen respirar la ciudad y en los cuales puede encontrar nichos para recargar fuerzas y relajarse. Y de estos Tempelhof-Schöneberg tiene muchos.
El instructivo Parque natural de Marienfelde en el sur de Tempelhof al margen del asentamiento de Mariengrün consiste en un parque nacional y una estación de aprendizaje. La zona mide 40 hectáreas y no es un paraíso reservado únicamente a los amantes de la naturaleza. Aquí se ha desarrollado un biotopo donde poco a poco se ha ido asentando una extraordinaria variedad de especies con raras ranas arvalis, lagartos ágiles y sapos de espuelas pardo. U observe los venados y jabalíes. Durante el recorrido de 1,5 km sobre el sendero de aventura natural, podrá escuchar cantos de animales en el sotobosque y seguir sus huellas en los caminos.

Jardín en el patio: Los jardines de Ceclia

Más en norte, la presa de Tempelhof también ofrece lugares para relajarse: Un corredor verde consistiendo de los parques Bose- y Lehnepark, así como el Alter Park y el Franckepark. Aquí le esperan lápidas degradadas, un pintoresco camposanto de la antigua iglesia de pueblo de Tempelhof, lagos hechos de los restos de un glaciar, recinto de gamo y hermosos troncos antiguos.
Siga las huellas verdes hacia el oeste, pasando frente al recinto sur de Schöneberg, y alcanzará los Jardines de Cecilia.  La princesa Cecilia de Prusia le da su nombre a este parque y su asentamiento. Los jardines fueron creados en los años 1920 y hoy forman parte del patrimonio nacional. No se pierda la Torre taller y su llamativo diseño, los parcialmente opulentos jardines interiores y las fachadas adornadas. Las fachadas y puertas decoradas hacen de los jardines prácticamente un museo público al aire libre de estilo Art déco.

Los parques recreativos del distrito

A poca distancia se encuentran el parque Rudolph Wilde y el Parque popular de Schöneberg-Wilmersdorf. Estos también surgieron a principios del siglo XX. con el objetivo de crear áreas de relajación para satisfacer el enorme incremento de la población de Schöneberg. La parte delantera de la instalación es particularmente suntuosa: con el estanque de patos y una estación de metro que parece invernadero, una histórica casita de leche, desde la cual una ancha escalera lleva hacia abajo donde están las grandes fuentes. En el medio está una columna de 8,80 metros de altura con un ciervo dorado, el animal heráldico de Schöneberg, y disfruta de la vista sobre la hermosa instalación. A principios del siglo XX. existían reglas estrictas para la parte este del parque: El parque estaba hecho para la burguesía – por lo cual solo era permitido pasear educadamente. Es que los parques infantiles e instalaciones deportivas se encontraban más lejos en el sector oeste, para que los niños que jugaban no molestaran a la alta sociedad. Esta división se mantiene hasta hoy en día: Los jardines termales en el este, el jardín paisajístico en el oeste. En los primeros años, los guardas del parque aún seguían un régimen más estricto: Solo un adulto con un niño respectivamente podía pisar el área de juego. Como consecuencia, muchos padres y madres enviaban cartas encolerizadas a la oficina de construcción de jardines, la cual solo aflojó su reglamento a partir del 1928 abriendo la zona verde por tres tardes a la semana. En ese momento, el padre de gimnasia Zobel se impuso y logró que el prado se abriera por la mañana para las clases de educación física. No se preocupe, hoy en día se puede disfrutar tranquilamente del parque – es un parque de relajación y ofrece terreno para cada velocidad: para los corredores y ciclistas más rápidos como para los paseantes más tranquilos con niños llevados de la mano o los relajados entusiastas del sol.


Nuestra aplicación Going Local Berlin revela más sobre los kiezes de Berlín.