Pasar al contenido principal
Bebelplatz und Humboldtuniversität
Bebelplatz und Humboldt Universität © iStock.com, Foto: Mag_Mac

We keep you informed during the Corona crises:

 

About the current situation in Berlin

 

Guidelines in view of the corona epidemic in Germany

 

On our emergency page you will find all important information and updates on the current situation in Berlin. We have compiled the addresses and telephone numbers of embassies, consulates, train stations, airports and hospitals for you.

EMERGENCY SITE

Our Service Center can provide you with more information

+49 (0) 30 25 00 25

Bebelplatz

Entre la Catedral y la "Cómoda"

Bebelplatz es una de las plazas más bonitas de la capital. Esto no solamente es debido a los edificios que la rodean, sino también a su situación junto al fantástico bulevar de Unter den Linden. Esta plaza rectangular totalmente empedrada, que recibió su nombre en 1947 del cofundador del partido político SPD August Bebel, se creó en 1740 tras el derribo de la antigua fortificación de Berlín. Von Knobelsdorff concibió esta nueva plaza para que fuera el centro del Forum Fridericianum con una ópera, el edificio de la academia prusiana de las ciencias y un palacio real. Sin embargo, el proyecto original no pudo llevarse a cabo. Solo se erigió el edificio de la ópera (1741-43), con lo cual el terreno recibió el nombre de Opernplatz (plaza de la ópera). Detrás de la Ópera Nacional, que hasta hoy sigue aquí, se eleva la catedral católica de finales del s. XVIII St.-Hedwigs-Kathedrale (1747-73), en su parte occidental se encuentra la Biblioteca Real (1775-80), conocida como la "Kommode" (la cómoda), que hoy pertenece a la Universidad Humboldt, así como el Alte Palais, que también utiliza la universidad. El 10 de mayo de 1933 la Bebelplatz pasó tristemente a la historia, ya que aquí se llevó a cabo la quema de libros de los nacionalsocialistas; en ella se arrojaron a las llamas obras de la literatura universal de autores como Heinrich Mann, Thomas Mann, Erich Kästner, Stefan Zweig, Heinrich Heine, Karl Marx o Kurt Tucholsky. Este hecho se recuerda desde 1995 por el monumento subterráneo de Micha Ullmann. En él se ve, a través de un cristal artificial situado en el suelo en medio de la plaza, una biblioteca con las estanterías vacías.