Recorrer la ciudad en el autobús número 100

Recorrer la ciudad en el autobús número 100

Utilizar un autobús público como si fuera un autobús turístico.

– © Günter Steffen

El autobús turístico no tiene por qué ser caro. Con el autobús 100 y un billete de día o la Berlin WelcomeCard, uno se puede diseñar su propia ruta por la ciudad, bajándose en los principales monumentos, o simplemente disfrutar del recorrido en marcha. La línea de autobús 100 se creó tras la reunificación: fue la primera conexión de autobús entre Berlín Este y Oeste, y une numerosos lugares de interés de la ciudad.

Desde Alexanderplatz hasta el Reichstag (Parlamento)

El recorrido comienza en Alexanderplatz, donde se encuentra la Fernsehturm (torre de televisión) , uno de los grandes símbolos de la ciudad. Siguiendo la Karl-Liebknecht-Straße se sigue en dirección a la Puerta de Brandeburgo, pasando por la iglesia Marienkirche, la Catedral de Berlín, la plaza Schloßplatz y la Isla de los Museos. Se recomienda bajar en la parada "Unter den Linden", para ver la impresionante Puerta de Brandeburgo. Desde allí, se puede llegar dando un paseo hasta el Reichstag. Tómese su tiempo y disfrute de las vistas del Barrio Gubernamental desde la cúpula y, si mira hacia abajo, de la sala de plenos del Parlamento. Debe tener en cuenta que para la visita a la cúpula se requiere cita previa.

Por el Tiergarten

Puede volver a subir al autobús en la parada "Reichstag/Bundestag", y pasar por la Casa de las culturas y el Palacio Bellevue, hacia la Columna de la victoria, situada en la glorieta "Großer Stern" (gran estrella). La Columna de la victoria se erigió de 1864 a 1873, tras la victoria de los prusianos en la guerra germano-danesa de 1864, y actualmente es un monumento protegido. Ofrece unas maravillosas vistas del Tiergarten y del resto de Berlín, pero para eso se tienen que subir primero 285 escalones.

La City West

Con el autobús, continuamos hacia Breitscheidplatz y Kurfürstendamm. Aquí se encuentra la Iglesia conmemorativa del Emperador Guillermo ("Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche"). La iglesia original se construyó a finales del siglo XIX, aunque resultó seriamente dañada durante los bombardeos aéreos de la II Guerra Mundial. Sus ruinas constituyen uno de los monumentos conmemorativos alemanes contra la guerra más conocidos. A mediados del siglo XX, se construyó una nueva iglesia junto a la antigua, y actualmente se está restaurando el edificio original. El Kurfürstendamm invita a emprender una buena sesión de compras. Merece especialmente la pena visitar los almacenes KaDeWe, que se construyeron en 1907 y son los mayores grandes almacenes del continente europeo.

Fin de trayecto: Bahnhof Zoo

El autobús termina en la estación Zoo (Bahnhof Berlin Zoologischer Garten), abierto en 1882, inicialmente para la circulación de tranvías, y en 1884 se incorporó también el tráfico de largas distancias. El nombre de la estación debe al colindante Jardín Zoológico de Berlín, que pertenece a los lugares más visitados de Berlín y constituye uno de los zoológicos más ricos del mundo, con más de 1500 especies y más de 17.500 animales en 2011.
Por supuesto, el recorrido también se puede hacer al revés: comenzando la ruta en el Bahnhof Zoo y terminando en Alexanderplatz.