El Palacio Glienicke

El Palacio Glienicke

Et in Arcadia ego

Schloss Glienicke – © Scholvien

¿Qué es lo más hermoso de Berlín? Cada cual tiene que encontrar su propia respuesta. Unos disfrutarán la bulliciosa vida de algún sitio dentro la ciudad, otros una estupenda vista sobre los tejados urbanos o, simplemente, algún lugar que traiga recuerdos especialmente bonitos. Uno de mis lugares favoritos es, sin duda, la Arcadia prusiana, el territorio cultural que se extiende entre Berlín y Potsdam, con sus encantadores palacios y sus maravillosos jardines. Nada recuerda ya aquí al suelo arenoso propio de la región de la Marca sobre el que se construyó Berlín. Aquí todo es completamente liviano y mágico, con efectos refrescantes para el ánimo. En el parque del Palacio Glienicke, el azul del Wannsee reluce entre los árboles, mientras que leones dorados hacen guardia. Al pasear por el parque es como si oyésemos todavía el susurro de algún vestido de seda, como si nos llegara de lejos el cuchicheo del pasado, pero todo ello tan liviano como la brisa veraniega.